Dieta Mediterránea

Alimentos saludables

Los alimentos considerados como diarios en la dieta mediterránea son prácticamente indiscutibles y ya exhaustivamente alardeados como saludables. Lógico que empezar el día con almendras, castañas, nueces, damascos secos, ciruelas secas, yogur y granos es sabidamente saludable. Una comida con pasta o arroz integral, legumbres y verduras, y postre de frutas es aconsejable en cualquier alimentación y, por último comer frutas frescas por la noche. Este menú compone una dieta extremadamente leve y absolutamente adecuada para el organismo y a nuestro estilo de vida de poca actividad física y mucho estrés. Por lo tanto, nuestra atención está en el componente de la Dieta Mediterránea llamado aceite.

Volvemos a repetir que difícilmente uno escapa de la grasa a la hora de preparar un alimento frito, cocido o incluso a la parrilla. Y en esta hora, la mejor opción es la grasa con el menor contenido de ácidos grasos saturados posible y, otro detalle importante: huya de aquellos alimentos cuyas fórmulas son desconocidas.

Busque las naturales, sin aditivos químicos. Nada de fórmulas, siglas e ingredientes desconocidos, nada de procesos de producción nebulosos, nada de descubrimientos milagrosos, nada de grasas industrializadas. Y no basta que se identifique un alimento con el sello sin grasa trans, es necesario que, además de ser una grasa natural, esté libre de procesos químicos. y que no proceda de semillas transgénicas, como sucede con algunos aceites altamente alardeados por algunos profesionales de salud, que desarrollan estudios sobre esta o aquella grasa, pero nunca se profundizan al punto de informarnos sobre la procedencia, materias primas y procesos de producción de estas grasas. En la mayoría de los casos nos encontramos con grasas procedentes de semillas transgénicas, agrotóxicos nocivos y procesos de producción altamente dependientes de productos químicos igualmente perniciosos para el organismo.