Historia del aceite

Siglo XX, nuevos tiempos

UN ALIMENTO LLAMADO ACEITE

El siglo XX surge como un período tan sangriento y conturbado como los diez mil años anteriores. La guerra civil en Rusia, la primera y más sangrienta Guerra Mundial, la Guerra Civil española y, abreviando los episodios sangrientos, la Segunda Gran Guerra Mundial. Años de recesión económica y, en función de las dos guerras mundiales, se produce un avance, de rapidez incomparable, en las diversas esferas de la medicina, educación, industria y comercio (producción, distribución y consumo), el surgimiento del marketing y la informática. La apertura de las fronteras mundiales al comercio, la disminución de las distancias entre los pueblos y la democratización de la información fueron algunos de los principales factores para que el aceite de oliva saliese de los candiles, de la lubricación de las máquinas, de los perfumes y, finalmente, entrase en el siglo XXI como la más apropiada grasa a ser ofrecida en las mesas del mundo entero.

El fin de la Guerra Civil española y una amplia reforma agraria, aliadas a la no adhesión de España en la II Guerra Mundial, estabiliza el país, prende el hombre al campo y garantiza las bases para el inicio de una amplia transformación en el campo. España va asumiendo su lugar de destaque en la producción mundial de aceite de oliva.

A mediados del siglo XX, el científico americano Ansel Keys inicia las bases para el desarrollo del Estudio de los Siete Países que, en 1970, elegiría la Dieta Mediterránea (teniendo como base única de grasa el aceite de oliva), la más saludable forma de alimentación para la población mundial.

En 1959 se crea el COI - Consejo Oleico Internacional, afiliado a la ONU, teniendo por objetivo la reglamentación de la producción y comercialización del aceite de oliva.

Las técnicas de producción de aceite entran definitivamente en la revolución industrial, con molinos abandonando todos los tipos de prensas movidas a tracción animal o simplemente corriente eléctrica, ahora equipados con máquinas de todos los tamaños y capacidad, comandadas por computadoras que los inserta en la era de la informática, con producciones que, para hacer frente a la creciente demanda mundial, año a año baten sus propios records.

En la Feria Alimentaria 96, ocurrida en Barcelona, España, se realiza el 1er Congreso Internacional sobre la Dieta Mediterránea, que rápidamente pasa a ser tema habitual de los más diversos medios de todo el mundo.

España, Túnez, Italia y Grecia encabezan la lista de países que más producen aceite. Una única empresa española llega a embotellar 550 mil litros exportando sus productos a más de cien países de los cinco continentes.

Aceite de Oliva, Aceite de Oliva Virgen y Aceite de Oliva Extra Virgen son denominaciones autorizadas para la comercialización del aceite. A partir de estos surgen el Aceite de Oliva Aromatizado, Aceite Extra Virgen Monovarietal, Aceite de Oliva Extra Virgen - Denominación de Origen Controlada.

Las investigaciones científicas, realizadas por universidades de diversos países, se encargan de comprobar la razón del aceite de oliva como principal grasa de la Dieta Mediterránea, comprobando verdades que los antiguos egipcios, griegos y romanos ya sabían.

En la cosecha de 2003/2004, España alcanza la estupenda marca de 1.450.000 toneladas de aceite producido.

En la medida en que la población mundial tenga facilitado su acceso a la información, la salud, el bienestar físico, el envejecimiento con calidad de vida pasa a ser el objetivo mayor del ser humano. La alimentación saludable pasa a ser una preocupación diaria. Con eso, la distribución mundial del aceite de oliva se estructura organizadamente y permite que la industria de la gastronomía adopte el oro líquido, por su multiplicidad de sabores y la garantía de sus bases vitamínicas, como la principal grasa de las mesas más saludables.