Producción del aceite

Cómo escoger su aceite

Por último, ¿cómo saber si el líquido que está en aquella botellita verde tiene calidad o no? No hay fórmula, pero tenemos algunas pistas que ayudan en la elección.

1- Inicie observando atentamente el rótulo. El rótulo puede ser un certificado de calidad. Cuanto más información en un rótulo, más confiable es el producto.

2- En el rótulo trate de saber si el aceite fue envasado en su origen de producción o si fue envasado en el país que lo exportó. Cuando el rótulo sólo trae la información del tipo Producto Español, Producto Portugués o Producto Italiano, no significa nada, a no ser que se trata del país que exporta el producto. Sellos del gobierno no garantizan nada, no indican el país que produjo el aceite, solamente el país que lo embotelló y exportó. Si esta información no está clara, desprecie el producto.

3- Identifique los términos Aceite de Oliva Extra Virgen, Aceite de Oliva Virgen o Aceite de Oliva. Cuando la denominación excluya cualquiera de estas alternativas, de la forma como está escrita, desprecie el producto. Los famosos Aceite Juanito u Oliviano, por ejemplo, probablemente son aceites de soja mezclados con aceite de oliva.

4- Evite los aceites que no fueron embalados en los países productores. Probablemente en el país donde vive usted, no hay ningún órgano oficial que ejerza un control sobre los aceites embotellados localmente.

5- En el caso de un Aceite de Oliva, trate de saber si se compone de un aceite refinado con virgen o con extra virgen. Prefiera el extra virgen por tener menor acidez.

6- Prefiera los aceites virgen y extra virgen en botellas oscuras, por ser un vidrio que, en general, impide la acción de los rayos ultravioletas.

7- Difícilmente usted conseguirá definir la calidad de un aceite por el precio..

8- Un aceite Halal o Kosher tiene más probabilidad de ser mejor que los comunes.

9- La fecha de validez es esencial. Cuanto más reciente, mejor el aceite. Debe recordarse que la producción se da durante la cosecha y que el aceite permanece almacenado en las industrias o molinos hasta el momento de ser embotellado. El plazo de validez, de la mayoría de ellos, es de 3 años.

10- Al abrir una botella, sienta el aroma y experimente el aceite puro. Además de las sensaciones que definimos en la clasificación, hay un ligero amargor y picor en la garganta. Al mezclar el aceite con el alimento, esta sensación desaparece. Sienta la textura, la viscosidad del aceite y observe la limpidez del líquido.

Pese a que en el mercado de aceites haya predominancia de tonos negros, ni todo está perdido. Aunque las dificultades sean grandes, lógicamente existen, en todos los países productores y también en los países importadores, fabricantes y comerciantes de renombre, preocupados con el consumidor y que tienen capacidad de producir, exportar y vender productos de alta calidad a precios bastante accesibles. Hoy, el comercio de aceite ha alcanzado una escala mundial y la selección por la calidad se dará con la misma rapidez con que surgen y desaparecen las marcas irregulares y sin calidad. Al final, usted consumidor final, sabrá separar aquella inmensa cantidad de aceites que nunca más merecerán su mirada cuando pasee por los pasillos del supermercado, de aquellos que efectivamente estarán realzando el sabor de su comida.